10 lecciones sobre la vida laboral que debes aprender

In Bienestar, comunicación by Joanna Prieto3 Comments

No es raro que venga después de un tiempo sin escribir, a hablarles de cosas más profundas de la vida, mi última entrada hace ya unos meses les hablaba de finanzas, educación y uno que otro logro por ahí. Mucho ha pasado estos 3 meses; tomé decisiones radicales que me han llevado a disfrutar de un nuevo momento de vida y que hoy quise resumir en par lecciones motivada por uno de los muchos textos que suelo consultar, y claro, por la decisión de haber renunciado a mi trabajo después de 6 enriquecedores y fructíferos años. Del título original 10 Important Career Lessons Most People Learn Too Late In Life, me animé a retomar la escritura y avanzar en lo aprendido en estos pocos meses de independencia, de vacaciones y simplicidad voluntaria -downshifting- y de aceptar por completo mi apuesta de cambiar dinero por sentido. Así que acá van:

1. La vida es corta

Cliché y todo pero es verdad, la vida es muy corta para aguantarse un trabajo que no te guste, para soportar un jefe que no te valore, no tener opción de escalar o crecer, estar en una compañía que no tenga alma ni humanidad. O sencillamente por que tu deseo de emprender es muy grande y quieres arriesgarte (como en mi caso).  A muchos les han hecho creer que hay que aguantarse un trabajo o una mala situación profesional porque necesitan de un salario, porque no saben si conseguirán otro trabajo, o porque es lo que hay y ya. No sabemos cuánto tiempo tenemos en esta vida, y permanecer en una situación así solo te hará infeliz y arrepentido de lo que dejaste de hacer, ganar o aprender por permanecer inmóvil. Si estás en una situación parecida, actúa ahora y busca ya otras alternativas que vibren mejor con tu bienestar.

2. Las redes sociales si importan 

Se podría pensar que los eventos de networking son aburridos, que es aburrido charlar con los compañeros de trabajo mientras tomas un vaso de agua o haces una pausa activa, o que te has declarado un introvertido de nacimiento,  sin embargo varios estudios revelan que las redes sociales (círculos sociales en general) son vitales para nuestro éxito. De hecho, las personas más exitosas tienden a tener redes sociales más amplias y diversas. Cuanto más tiempo y esfuerzo pones en la construcción disciplinada de sus redes sociales, tendrás mayores posibilidades de éxito. ¡Así que afuera la timidez y comienza ahora!

3. Sacrificar la salud por éxito o riqueza no vale la pena 

Tener mucho dinero, fama o éxito no es sinónimo de salud, al contrario, algunas personas exitosas o impulsadas por el éxito, tienen dificultades para lograr un buen equilibrio de trabajo y vida, y peor aún, pueden resultar “quemadas – agotadas” o desarrollar graves problemas de salud por el estrés y el exceso de trabajo. La verdad es que es mucho más fácil y barato mantenerse sano que recuperarse después de un problema o enfermedad – ninguna cantidad de dinero ni el éxito pueden sustituir una buena salud. No creas que tienes tu salud comprada y toma las medidas necesarias para mitigar el estrés que podría causar problemas más adelante. Con la salud no se juega dicen por ahí. 

4. Ninguno de los mejores momentos de la vida pasan al frente de una pantalla 

En nuestro mundo conectado, es tentador dejar que todas las pequeñas pantallas (móvil, tablet, pc, etc) a las que tenemos acceso dirijan o controlen nuestras vidas. Y el problema no es de la tecnología, sino del mal uso y abuso que hacemos de ella. Sin embargo, en verdad espero, que no llegues al final de tus días habiendo pasado más tiempo al frente de una pantalla consultando tu email, redes sociales o calificando online. Y éste último, es llamado a los que trabajamos en eLearning y además en el mundo digital. Ojo colegas y amig@s, balancear lo ON y lo OFF es crucial. Así que a desconectarnos con más frecuencia para disfrutar la vida real. Más naturaleza, mejor calidad de vida. 

5. Nunca dejes de aprender 

Ni nunca es demasiado tarde.  A la velocidad con la que la tecnología está cambiando hoy en día, si crees que ya lo has aprendido todo –incluye a los docentes y gerentes-  déjame advertirte que pronto te quedará atrás, si es que ya no lo estás ¿De casualidad convives o trabajas con algún Millenial? ¿No sabes quiénes son?. La idea de que loro viejo no aprende a hablar es más que falsa.  Sin importar la edad, no dejes pasar un solo día sin que hayas aprendido algo nuevo. Sobre todo, si perteneces a esa generación que no vio pasar la ola de lo digital, todavía estás a tiempo.

6. Diversifícate 

De la mano del aprendizaje, si te atienes a hacer solo lo que sabes hacer, o en lo que eres bueno, rápidamente y en un abrir y cerrar de ojos, te darás cuenta que eres bueno en una sola cosa. Tenemos que ser ágiles, astutos e interesarnos por muchas cosas diferentes. De lo contrario, podríamos quedar atrapados en un trabajo o una carrera que ya no amamos, o que ya no tiene vigencia, piensa por un momento en el taxista amenazado por Uber o la persona de servicio al cliente reemplazado por un chatbot o en todos los cargos que dejarán de existir por la transformación digital hoy y mañana. ¿Qué esperas? vuelve a tu espíritu de niño, explora, prueba cosas nuevas y navega por los océanos azules que llaman.

7. Sin equipo ni pio 

Puedes ir más rápido solo, pero se puede llegar más lejos acompañado. En otras palabras, el trabajo en equipo hace el trabajo soñado. Muchas personas afirman que no les gusta trabajar en equipo, pero la capacidad de trabajar bien en equipo es vital si se quiere tener éxito. La idea de que el autor es solitario es un mito; cada gran idea necesita un equipo para que suceda. Esa falsa concepción del perfeccionismo y de que solo lo puedo hacer mejor no funciona en estos tiempos, de tu inteligencia emocional, social, comunicativa y capacidad de liderar equipos de alto desempeño dependerá el éxito de tu proyecto. Si eres jefe o emprendedor, revisa bien esta lección.

8. Pre-ocuparse no logra nada 

El mejor antídoto contra el miedo y la ansiedad es la acción y el empuje. Tomar acción y pensar en las soluciones y no los problemas. Si estás perdiendo el tiempo porque tienes miedo de perseguir una idea, de hablar, o estás preocupado por lo que otros piensen de ti, nunca vas a lograr tus objetivos. Si logras manejar la preocupación y el miedo, y tomar medidas, te darás cuenta que casi siempre estabas preocupado por nada. A las situaciones “difíciles”, que yo llamo de aprendizaje, hay que darles la vuelta; explota tu recursividad, creatividad e imaginación y sal de ahí. De cómo decidas mirar la vida solo dependerá de ti, la actitud si importa.

9. El fracaso no es un fin 

Otra de las frases cliché pero que en realidad describen perfecto el hecho de que si renuncias cuando fallas, nunca aprenderás nada. En cambio, puedes optar por mirar el fracaso como una oportunidad, como el comienzo de un nuevo viaje. El fin en sí mismo, encierra un nuevo inicio. Si lo haces, es mucho más probable que lo intentes otra vez y tengas éxito en algo más. Nunca rendirse jamás cada vez que toque. Con el tiempo te darás cuenta que no era tampoco un fracaso sino una lección por aprender. Acoge el error como un maestro. 

10. La felicidad es un viaje, no un destino 

Más cliché, y sin embargo, muchas personas siguen poniendo su felicidad en manos de terceros o situaciones externas; piensan; “voy a ser feliz cuando tenga ese trabajo, cuando pierda peso, cuando esté en determinada relación o cuando esté fuera de esta otra …” y así sucesivamente. ¡Podemos elegir ser feliz!  La felicidad es un hábito y una elección propia de todos los días. No importa cuál sea la situación, si logras asumirla con una actitud de felicidad, serás más exitoso sin duda.

Finalmente y para despedirme, la vida es más que ser exitoso, el éxito es más que ganar el gran sueldo o tener un montón de cosas para sentirse feliz, la felicidad es más que estar en la cima de todo y tener todo arreglado o por sentado, he aprendido que la vida, el éxito o la felicidad lo son todo cuando se les da un sentido, un significado cotidiano. Encuentra ese sentido y despierta cada mañana a trabajar y a vivir por él, entonces disfrutarás de tu felicidad y la abundancia que siempre han estado ahí, incluso si nadie se fija en tus sacrificios ni esfuerzos, toda las recompensas son interiores . Cultiva el alma, el cuerpo y la mente, no solo el bolsillo. Pero sobre todo, no permitas que un trabajo o mala vida laboral acabe contigo. 

¿Tienes otras lecciones que quieras compartir conmigo?

Si te gustó este artículo y crees que es de utilidad para otro, compártelo. Si te animas también a escribir para el blog ¡adelante! por “Contacto” me escribes. Seguimos conversando por twitter @JoannaPrieto, deja tu comentario acá abajo y no olvides suscribirte al blog. 😉

Texto original traducido y adaptado por Joanna Prieto.

Acerca del autor
Joanna Prieto

Joanna Prieto

Twitter Google+

Docente-investigadora y Consultora en Comunicación Estratégica y Digital y Educación (eLearning). Co-fundadora de www.geekgirls.co empoderando e inspirando a la mujer en tecnología. Conferencista y tallerista en el ecosistema digital y empresarial. Tecnología, comunicación, educación y coaching, mis banderas 😉