¿Dónde está el líder invisible que hay en ti?

In educación by Joanna Prieto0 Comments

El liderazgo entendido como un proceso de inspirar visión y esperanza (Kaufman). Y es que resulta hoy fundamental y más que nunca, que resurja o se cultive ese líder invisible e interior que todos llevamos dentro. Este post no es una discusión sobre si el líder nace o se hace, es un imperante llamado a retomar la misión de cada uno… nuestro propósito para que tomemos acción frente al mundo enfermo en que vivimos y al que nos enfrentaremos. Y es que como leí en un periódico argentino “El ser humano solamente puede imaginar algo distinto de la mera supervivencia cuando el entorno económico en el que vive, y los personajes que administran, le permiten el tiempo y la suficiente energía como para pensar en algo más que en su propia hambre, ya que si nadie le garantiza el futuro, el hoy se le vuelve inmenso.”

Y es que francamente hoy día resulta difícil encontrar una persona pública digna de imitar y admirar sobre todo si pertenece al mundo político o incluso empresarial (caso Interbolsa, carteles empresariales, etc) pero ¿dónde están los líderes invisibles alejados de la ya contaminada forma de hacer política, de la maldad, de la corrupción y del ego bajo que pulula hoy por el mundo? ¡En nosotros mismos! y seguro mucho más cerca de nosotros (en casa, en el barrio, en la escuela, etc) “Vivimos una era colmada de enorme cinismo que nos viene comiendo la esperanza y contaminando el espíritu.”; en qué momento fue que como ciudadanos y humanos perdimos el sentido de la construcción colectiva, de los valores, de los principios, de la sociedad próspera donde todos, sin excepción, tengamos igualdad de condiciones para ser felices y ser parte de algo mucho más grande. Dejamos de cultivarnos a nosotros mismos, nuestro interior. Hay que volver a la esencia.

Mary Follet a inicios de los 30 hablaba de la Gerencia Participativa y cuestionaba la figura mecanicista del liderazgo de Taylor en “donde la dedicación a un propósito u objetivo común apasionante y profundamente sentido, es la fuerza motivadora del liderazgo.” Y es que es el propósito común que como sociedad, organización o colectivo, inspira y moviliza a otros a unir fuerzas, como seguidor o líder, pero consciente, responsable y consecuente con su rol en la sociedad, y si, con un sentido profundamente compartido de un destino común, con el máximo compromiso y alineación de su propósito personal.

Mucho cuestionamos hoy a los líderes que nos gobiernan, que gestionan empresas y poco, lo que nos corresponde como individuos en esta urgente transformación social, el líder invisible no refiere a la visibilidad de una persona, sino al rol por encima del ego personal y traslada su importancia e influencia al equipo; la influencia no tiene cargo, por lo que no necesariamente un jefe es un líder, y un líder (alguien que influencia y que siguen) es jefe. Y aplica para todos los ámbitos, así las cosas, no necesitamos de un cargo político o administrativo para ser líderes e inspirar al cambio y movilizar ideas y personas que nos lleven a ese nivel de sociedad ideal.

Despierta al líder invisible e interior hay en ti 

“En la medida en que todos influimos en otros, ya sea para bien o para mal, todos somos líderes. En la medida en que todos somos líderes, la función de liderazgo desaparece. No hay un líder, es el propio equipo (sociedad) quien lidera.”

Necesitamos cultivarnos como humanos, no como máquinas, formarnos en esas competencias blandas que nos permitirán serlo – inteligencia emocional, espiritual, valores, comunicación, etc-. Necesitamos tener visión, anticiparnos… “Anticipando hacemos, creamos el futuro.” Pasar de quejarnos a la acción porque liderar como “anticipación”, significa mucho más que alcanzar la siguiente situación, significa producir (co-crear) la siguiente situación.

Cuando uno sigue a un líder, antes que la persona, sigue su propósito superior y a través él, se conecta y actúa. La sociedad de hoy necesita con urgencia que como humanos encontremos nuestro propósito, y que partir de él trabajemos ese líder invisible que movilice el cambio que queremos. Ahora, también es válida la pregunta ¿Dime quién influencia tu vida y sabrás quién ese líder invisible?

En lo organizacional, “aunque no tengas cargo puedes ser influyente en tu empresa. La influencia como poder informal generará un cambio positivo en todo lo que haces. Si te apasiona tu trabajo, puedes crear impacto y convertir tu influencia en algo viral. Tu voz genera demanda y tu valor dentro de la organización crece. Así tu talento es descubierto por otras personas determinantes.”

Y en lo social y político “con dolor de ciudadano, la gente espera de un líder que prometa algo, lo defienda y lo mantenga en el tiempo respetando el valor de sus propias convicciones, resaltando algo tan valioso y en desuso, como la claridad de los valores personales.” ¡Más mujeres y jóvenes a la política por favor!

No esperemos que otros nos lideren y si lo hacen, que sean líderes cuyos propósitos se identifican con los propios. El cambio está en cada uno de nosotros, en cultivar ese líder innato que llevamos dentro a partir de lo que queremos; somos el reflejo de la sociedad que juntos hemos diseñado hasta hoy, si queremos que algo cambie, hay que necesariamente empezar por cada uno y cultivar ese líder invisible que todos llevamos dentro.

Artículos relacionados

La danza del cambio

Mary Parker Follet: Liderazgo

Cambiar para que nada cambie

Teorías del liderazgo invisible: E. Kaufman

Si te gustó este artículo y crees que es de utilidad para otro ¡compártelo! ¿Quieres escribir para el blog? ¡adelante! por “Contacto” me escribes. Seguimos conversando por twitter @JoannaPrieto, deja tu comentario acá abajo y no olvides suscribirte al blog. 😉

Acerca del autor
Joanna Prieto

Joanna Prieto

Twitter Google+

Docente-investigadora y Consultora en Comunicación Estratégica y Digital y Educación (eLearning). Co-fundadora de www.geekgirls.co empoderando e inspirando a la mujer en tecnología. Conferencista y tallerista en el ecosistema digital y empresarial. Tecnología, comunicación, educación y coaching, mis banderas 😉

Leave a Comment